Bonos subordinados

Los bonos subordinados son emitidos por empresas bancarias con el fin de incrementar su patrimonio efectivo. Las características de los bonos son determinadas por las entidades emisoras, existiendo un límite para las emisiones, las cuales no pueden exceder el 30% del capital pagado y las reservas del banco. Se colocan siempre por oferta pública, a plazos mínimos de 4 años.

Costos de negociación

    • Comisión SAP 0,04%
    • Comisión BVL 0,02%
    • Contribución Conasev 0,005%


  • A pesar de ser emitidos por empresas financieras, no están protegidos por el Fondo de Seguro de Depósitos.
  • La rentabilidad de este tipo de bonos depende de la tasa de interés determinada por el banco y del valor al que se adquiere el instrumento. Tienen un rendimiento mayor al pagado por los depósitos a plazos debido a que tienen la última prioridad en el cumplimiento de las obligaciones de los bancos.
  • Se cuenta con una liquidez inmediata, en caso de liquidarlos anticipadamente a través del mercado secundario, o a su vencimiento.
  • Los intereses que devengan están exonerados del pago de impuesto a la renta. Estos bonos se negocian en la Mesa de Negociación en la Bolsa de Valores.
  • Los bonos subordinados se convierten en acciones en caso de decretarse la intervención del banco por la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS), siempre que el directorio del Banco Central opine por rehabilitar el banco intervenido.

Deja un comentario