Economia Japonesa 2011, luego del tsunami

Tras que pase el actual problema de posible desastre nuclear luego del tsunami y terremoto, Japón deberá levantarse y mirarse en el espejo de su historia de reconstrucciones y avanzar en ello, pero la pregunta que surge es ¿a que costo deberá hacerlo?. Ya que al ver las imágenes denotan una fuerte inversión que deberá llevar a cabo en reconstruirse.
La fuerte deuda que viene soportando además de dejar el segundo puesto de mayor economía mundial hace que surjan las dudas de si Japón podrá financiar las obras de reconstrucción por cuenta propia o deberá recurrir a entidades internacionales de préstamos.
Actualmente la deuda fiscal bruta supera el 200% del Producto Interno Bruto (PIB) de 2010, a estimación del Fondo Monetario Internacional (FMI).
Aunque los analistas señalan la riqueza de Japón como colchón para poder afrontar los costos, y por la forma de financiarse, lo que lo hace mas libre que otros países si estos debieran pasar por lo mismo.
Aunque algunos temen que los mercados internacionales no reaccionen debidamente, entre ellos los inversionistas, debido a la fuerte deuda fiscal de Europa y EE.UU., que podrían hacer que se incrementen los costos para el financiamiento de Japón.
Una consecuencia que los mercados no desean es que por suma necesidad, Japón o mejor dicho los ahorristas japoneses decidan repatriar sus ahorros, lo que traería aparejado serias dificultades en EE.UU en particular y en los mercados en general.
Ya que como dan cuenta los ahorristas japoneses han llegado a invertir unos US$166.000 millones en países durante 2010. Sobre todo cuando Japón actualmente es de los mayores compradores de bonos del Tesoro de EE.UU, por lo que si Japón se viera junto a las empresas en la necesidad de repatriar recursos para lograr reconstruir, llegaría a debilitar el dólar lo que elevaría los costos de deuda de EE.UU. que ya de por si la deuda fiscal estadounidense es alta. También podría la repatriación de fondos generar una apreciación del yen.
A su vez los mercados globales de energía también podrían sufrir las consecuencias. Generando que se pueda profundizar la volatilidad en los precios globales del petróleo. Siendo que Japón es el tercer importador mundial de petróleo solo por detrás de EE.UU. y China.
Dado los problemas en las plantas nucleares que quedarían inservibles posibilitaría que Japón deba importar más petróleo, gas natural y carbón.
El gobierno de Japón deberá demostrar que está a la altura de las circunstancias y de su historia más allá de las dificultades que encuentre para financiarse.

Deja un comentario