Mineras junior BVL

QKp3b7BmUwV1AJ-AszpmkTl72eJkfbmt4t8yenImKBVaiQDB_Rd1H6kmuBWtceBJRoberto Hoyle, presidente de la Bolsa de Valores de Lima (y del colectivo inPerú) señaló lo favorable que el 2013 se presenta para las mineras junior y que muchas de estas entrarían a participar en el mercado peruano, algunas inclusive provenientes de Australia.  Hoyle intenta lavarle la cara al sector después de los resultados poco alentadores que estas empresas tuvieron durante el 2012.    Según sus propias palabras, “Vamos a ver cómo se presenta este año, aunque, apriori, puede afirmarse que el 2013 se muestra más favorable que el 2012, por lo que espero que sigamos inscribiendo más mineras juniors en la bolsa limeña”.  Hay que recordar que durante el 2012, 15 mineras junior se inscribieron en la bolsa de valores limeña.  Es adecuado señalar que la Bolsa de Valores de Lima es la única en Sudamérica en albergar este tipo de empresas.   Esto es principalmente porque gran parte de la BVL es minera, y el tratamiento que se le da a este tipo de empresas es preferencial con respecto a otras bolsas de la región.  Hoyle rescató este tratamiento particular como una ventaja, y que no se debería bajar la guardia ante posibles imitaciones de  otras bolsas de valores que competirían por atraer estas inversiones. 


La Bolsa de Valores de Lima y el marco para atraer a las empresas mineras junior, ha tomado como modelo la bolsa de valores de Canadá, país donde estas empresas tienen una presencia importante, al igual (pero en menor medida) que en el mercado de valores australianas.
La caída que este tipo de empresas tuvieron durante el 2012, fue principalmente por la conflictividad social en el desarrollo de sus proyectos.  Francisco Miranda, trader institucional de la SAB rescata que el foco de estas empresas debería dirigirse hacia los conflictos sociales y su resolución, porque este es el mayor riesgo (que muchas veces no se refleja en los valores) que las mineras junior tienen en nuestro país.  Las reacciones contra la minería no son exclusivas de las grandes empresas y a diferencia de ellas, el impedimento de un proyecto podría ser mucho más determinante para una empresa de menor tamaño.
El inversionista de otro lado, seguirá llegando a invertir en este tipo de empresa, pero la recomendación es ser mucho más selectivo, y tomar en cuenta de una manera mucho más importante los factores políticos y sociales alrededor de los proyectos de explotación y exploración que estas empresas tienen en su cartera.  Lamentablemente, estas reacciones populares no tienen siempre una relación con la calidad de un proyecto y menos aun con su rentabilidad.  El reto ahora es desarrollar este segmento en el mercado de valores y atraer inversionistas con un mayor conocimiento en el sector y en la metodología de selección.

Fuente: gestion.pe

Deja un comentario